Sergio Zafra
Country Manager Colombia

Constantemente escucho quejas y resignación acerca de la situación profesional de personas que están alrededor de mi círculo de amigos y conocidos. Es tan frecuente que podría decirse que es una situación normal. Que la profesión que eligieron está en crisis, que la economía del país está decreciendo, que el gobierno no ofrece garantías, que no tienen experiencia, que ya su edad no les permite acceder a oportunidades competitivas, o que tienen que mantenerse en un trabajo con escasa proyección porque es lo que hay.

Estoy seguro que mientras leen esto ya identificaron a una persona que encaja en ese contexto, podríamos incluso ser nosotros mismos o una versión nuestra del pasado. Curiosamente lo que tienen en común todos ellos es el factor externo que les permite justificar su situación. Mientras se asuma que la solución se encuentra fuera de nuestro control será difícil enfrentar las adversidades como lo que son: oportunidades.

Mi experiencia

Lo viví personalmente hace unos años después de tener una carrera consolidada en el sector financiero, específicamente en el sector bursátil. Trabajé unos 7 años en firmas de bolsa en Colombia, un sector estable y con buenas oportunidades para el momento en que empecé pero que progresivamente se fue degradando por la crisis económica de 2008 y el debilitamiento de las condiciones económicas en el país a inicios de los 2010. Si bien todo esto hacía parte de la situación del mercado y habían oportunidades de inversión, en 2012 es cerrada por un escándalo millonario la firma de mayor prestigio en el país, en dónde trabajaba en ese momento como analista financiero.

Hubo una salida masiva de todos los que trabajamos en la firma, vetaron en muchas empresas del sector a los exempleados y al día de hoy no recibo el monto de la liquidación de mi contrato laboral, cinco años después. Mi primera reacción fue quejarme y esperar que apareciera una oportunidad laboral. Me costó más de 6 meses reubicarme en un trabajo estable, y aunque fue bajo condiciones inferiores, tomé la decisión de aprovechar la situación a mi favor para transformar mi perfil profesional. Meses después me uní a Platzi y mi impacto profesional aumentó exponencialmente.

Estos son algunos consejos basados en mi experiencia de cómo puedes trabajar permanentemente en ser un profesional competitivo:

1. Aprendizaje constante y autodidacta

Sin duda una de las mejores ventajas que nos ha traído la era del internet es la facilidad con que podemos acceder al conocimiento. No importa cuál sea tu carrera, siempre encontrarás información valiosa y herramientas poderosas que te ayudarán a estar en constante aprendizaje. Estudiar para obtener un título y encontrar un trabajo estable te dará una proyección limitada y expuesta ante los cambios acelerados que está trayendo la tecnología en todas las industrias. Los mejores profesionales de hoy nunca paran de aprender.

2. Crea y consolida tu marca personal

No importa cuál sea tu perfil profesional, si no estás en capacidad de vender lo que eres, difícilmente podrás encontrar la mejor oportunidad. Esto incluso aplica para todas las situaciones: desde un trabajo, hasta tu vida personal. Todo parte de cómo te proyectas y muestras tus logros y habilidades. Usa a tu favor las redes sociales y encárgate de mostrar tu trabajo en dónde están los mejores profesionales de tu área.

3. Rodéate de un entorno exitoso

“Eres el promedio de las cinco personas con que pasas más tiempo” Jim Rohn.

Si compartes con personas que les gusta el fútbol probablemente a ti también te gustará, si compartes con personas que les gusta el arte, éste se convertirá también en uno de tus gustos. Elegir tu entorno es tu decisión, elige personas que te reten a crecer, de las que puedas aprender y te acerquen a ser un mejor profesional.

4. Trabaja como voluntario

No esperes a que solo experiencias profesionales te ayuden a crecer. Existen otras alternativas como practicar un deporte o unirte a una fundación como voluntario que te permitirán desarrollar habilidades clave en tu vida profesional. Unirte a una ONG con un trabajo en comunidad te permitirá no solo entender mejor la realidad de tu país sino también exponerte a roles que necesitan toma rápida de decisiones, solución de problemas, manejo de crisis, motivación y liderazgo.

En mi caso fui voluntario muy activo de Techo Colombia y más allá del impacto positivo en las comunidades en que participé me llevé un aprendizaje muy valioso liderando múltiples actividades vinculadas con la construcción de viviendas de emergencia para familias en extrema pobreza.

5. Mantente en la zona incómoda

Es normal que cuando encontramos un nuevo reto tengamos un pico alto de motivación al inicio, que progresivamente va disminuyendo hasta caer en rutina o conformismo. Es natural que busquemos las situaciones en donde nos sentimos más cómodos para evitar el riesgo, entender cuando llegamos ahí es fundamental para tomar decisiones que nos mantengan en crecimiento. Si estás cómodo preocúpate.