Ha llegado la era del cambio a Microsoft, compañía casi monopolística en el mercado tecnológico en el pasado y que ahora afronta una crisis existencial. Los usuarios de Windows -y de PC en general- siguen cayendo, sus móviles fueron un fracaso y se ve asediada por otras compañías en todos los frentes así que ha llegado la hora de preguntarse qué será del futuro de Microsoft.

Satya Nadella, actual CEO de la compañía, parece tenerlo bastante claro: la estrategia para garantizar el futuro de Microsoft pasa por diversificar su catálogo de productos y además "democratizarlo", más allá de lo que se pueda hacer o no hace con ellos. Windows, realidad mixta e inteligencia artificial son los tres pilares sobre los que el directivo quiere cimentar el éxito en los próximo años.

Ha sido en una entrevista a Bloomberg donde ha confesado algunos puntos del camino a recorrer que ya se intuían. Por ejemplo que Microsoft no volverá a fabricar más móviles tras el fracaso de los Lumia; las palabras concretas han sido que descartan entrar a mercados que "ya están bien surtidos" y el de la telefonía es uno de ellos.

Esta afirmación no sorprende a nadie, pues ya sabemos que ni siquiera Bill Gates utiliza Windows Phone y que el actual CEO votó en contra de comprar Nokia, decisión tomada unilateralmente por Steve Ballmer.